Prensa Chucara

16 de diciembre de 2017

Adolfo Aristarain: "Macri representa lo peor que ha vivido nuestro país"

Escrita el Miércoles 8 de Noviembre, 2017
El gran director argentino habló con MDZ sobre las ideologías, sus inicios en el cine, la censura y del momento clave que transita el país.
s Enviar por mail esta nota: Tu nombre Tu Email Email del destinatario ENVIAR

Hace más de una década que el genial director argentinoAdolfo Aristarainno estrena una película. Igualmente siempre se encuentra en movimiento, aunque confiesa que no tiene ansiedad por volver a filmar: "No he vuelto a filmar por que no he encontrado qué hacer", declara y agrega: "El problema es encontrar una buena historia que contar, una vez resuelto esto el financiamiento lo conseguís".

Si de buenas ideas hablamos, Aristarain logró plasmar muchas de ellas en su larga carrera, mezclando la firmeza narrativa del cine clásico europeo y los temas sociales del cine político. Entre las más destacadas se encuentranLa parte del león(1978),La playa del amor(1979),La discoteca del amor(1980),Tiempo de revancha(1981),Últimosdías de la víctima(1982),Un lugar en el mundo(1991),La ley de la frontera(1995),Martín (Hache)(1997),Lugares comunes(2002) yRoma(2004).

- ¿Cómo fueron sus inicios en el cine?

Para mí no fue un descubrimiento el cine, fue buscar un oficio. Al principio me metí en el Sindicato de Cine como ayudante. Estando en los rodajes me daba cuenta que entendía como se organizaba todo y me fui haciendo en el oficio. Nunca dije "lo mío es expresar me en imágenes, no"… yo quería tener un laburo muy bien pago como era el cine en esa época. Ya en la década del 70 en Europa se me ocurrió ser director. Cuando volví a la Argentina en 1977 escribí La parte del León porque me di cuenta que ya podía intentar hacer una película. Pero fue todo muy gradual.

- ¿Y su primera experiencia en España?

En 1967 yo estaba con ganas de irme del país. No sabía bien si irme a España, Estados Unidos o Italia. Como yo hablaba muy ingles, y todavía se seguían haciendo western en Almeria, me convencieron de que viajara para España que trabajo no me iba a faltar. A los 15 días de haber llegado ya estaba trabajando.

- En uno de sus tantos trabajos en España formó parte de una producción junto al director Sergio Leone y al actor Charles Bronson.

Bronson vivía tratando de ser lo más hijo de puta que pudiera. Esa era su misión en la vida. Entonces yo, además de ser el ayudante de dirección, tenía que ser el intérprete por que nadie sabia ingles. Bronson era muy jodido. El día que se lo presentaron a Leone me levantó la mano y medijo "decile que no me cuente el guión que yo ya lo leí. Que me diga que carajo quiere que haga en la escena". Ese fue el comienzo de la relación entre Bronson y Leone.

- ¿Cómo fue filmar películas durante la época de la dictadura militar en Argentina?

Mientras vos te metieras contra el sistema sin decirlo ampliamente, no pasaba nada. No quedabas tan en contra de la dictadura militar. Una de las condiciones que me impusieron los censores para filmar La parte del león, era que no hubiera drogas ni sexo y que los chorros no fueran tan simpáticos. Pero en el fondo, lo que era evidente en la película, era la degradación a la que llegaba la clase media por la guita.

- Una temática tan actual en nuestros días ¿no?

El objeto del lucro puede cambiar pero siempre la búsqueda de la guita, lo más fácil posible, está presente.

- ¿Cómo pensaba usted una película sabiendo que antes de su estreno tenía que pasar por las oficinas de censura?

La idea era encontrarle la vuelta para que no se dieran cuenta. Te citaban en la oficina del censor y te decían lo que podía ir y lo que no. Para ellos era un laburo muy normal, casi burocrático.Con Tiempo de revancha, el productor Hector Oliviera, hizo una serie de manejos muy hábiles que fue instalar la película entre el publico una semana antes del estreno y recién ahí mandarla a censura. Recordemos que fue la primera película que salió a festivales, sacada obviamente bajo cuerda en valija diplomática.

- Y sobre las ideologías en el cine ¿es necesario afirmar una posición o es preferible solaparla?

Si embanderas ideológicamente una película termina dirigida solamente a las personas que piensan como vos. Pero, si pensás una historia y sutilmente por debajo hay una corriente ideológica que se hace presente en los hechos que contás, por lo menos la gente que no está de acuerdo con vos puede llegar a reflexionar lo que está viendo. Igualmente creo que en estos momentos de definición que vive el país sí hay que embanderarse de un lado o del otro. Vivimos tiempos donde queda muy claro que no hay medias tintas.

- ¿Qué espera para el ballotage del 22 de noviembre?

- Espero que gane Scioli porque lo de Macri, realmente, no tiene nombre. Si se hace una lista de todas las cosas que ha dicho Macri, y de lo que piensa hacer, es volver a Menem, al 2001 o a lo peor que ha pasado en nuestro país. Espero que la gente reflexione. A mí me resulta muy difícil aceptar que la gente sea capaz de votar a Macri. Es una aberración todo lo que propone. Es ir en contra de todo lo que se ha conseguido hasta ahora. Es volver a un país regido por las leyes del mercado. Por más que intenten disimularlo ahora que están en campaña, es realmente lo que piesan hacer porque responden a intereses económicos de las multinacionales y de los grandes grupos de poder.






G-TECPrensa Chucara


Prensa Chucara - El periodismo en el que la gente cree y quiere
© 2017 - La Rioja - Argentina