Prensa Chucara

20 de mayo de 2018

SUMANDO ENEMIGOS INTERNOS

Escrita el Sábado 6 de Enero, 2018
Aparentemente elegir a las comunidades aborígenes como el enemigo interno que atenta contra el orden democrático, a los inhábiles morales no les está alcanzando para justificar el clima de “ingobernabilidad” .

Que, según ellos, se está gestando para derribar a su gobierno neoliberal. Entonces se ven obligados a ampliar en otros sectores las intenciones “desestabilizadoras” que buscan crear un clima de caos que pone en peligro a la paz social. Ayer, según informó la Policía de la Ciudad, un bombero de civil tomó servicio por la calle Cevallos cuando sintió olor a pólvora y pudo notar que debajo de un carro de asalto había dos paquetes sospechosos, por lo que dio aviso. El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, detalló que el paquete estaba compuesto por “tubos de gas butano con baterías de 9V”, y evaluó que “es de elaboración casera, posiblemente hubo una falla por lo que no logró explotar y el humo permitió detectarlo”. Roncaglia también adelantó que se están analizando las cámaras de seguridad de la zona y que ya se detectó “a una persona colocando los explosivos a cara descubierta”. El jefe de la fuerza de seguridad informó que se encontró un panfleto con la firma del Partido Obrero en el que se pide “libertad a los argentinos presos en Congreso o los ataques seguirán”. De todos modos, evitó vincular a la agrupación política al señalar que resulta “extraño” que un hecho de estas características lleve una firma. “Jamás llevamos adelante acciones de este tipo, y el único objetivo que tiene es ensuciar la lucha que estamos encabezando por la libertad de militantes detenidos por haberse movilizado contra la reforma jubilatoria”, señaló Marcelo Ramal, dirigente del Partido Obrero. “La sintaxis de esa carta ya da la pauta de una maniobra podrida frente a una lucha popular que está cobrando gran difusión”, señaló el dirigente del mismo partido, Jorge Altamira. En las cuentas de Twitter algunos militantes trotskistas repararon en el hecho de que “es tan burda la operación de la falsa bomba que quieren atribuirle al PO que dice ‘libertad a los argentinos presos, Partido Obrero’, ni siquiera saben que piensa un trosko como para hacerse pasar por uno, son servicios mal entrenados del tercer mundo”. El PO viene siendo objeto de sucesivos hechos que pretenden vincularlo a hechos de violencia o siendo víctima de los mismos, como lo ocurrido ayer cuando militantes pintaban por la libertad de su compañero César Arakaki, preso en Marcos Paz acusado en la causa por la represión del 18 de diciembre, y policías de la Ciudad los gasearon y revolearon los materiales con los que hacían el grafitti. “Rechazamos esta patraña y esta acusación miserable, y alertamos sobre el hecho de que se pretenda construir algún tipo de acusación contra el PO, que será rechazada con la misma fuerza que hemos defendido nuestras luchas por más de cincuenta años”, destacó Ramal sobre la bomba. Todavía es prematuro conjeturar que este tipo de maniobras deleznables puedan seguir ocurriendo, pero no se puede descartar que la troika gobernante insista en redoblar la apuesta para continuar acusando a sus rivales políticos para señalarlos ante la sociedad como “violentos”, “anti democráticos” y “peligros”, y entonces obrar en consecuencia. Ayer fue el PO, mañana puede ser el PTS y un día el FpV el acusado de promover acciones terroristas contra el sistema democrático, teniendo en cuenta que el clima social se irá espesando en la medida que el brutal ajuste ya iniciado se profundice y se haga sentir en las víctimas. Es por ello que nada se puede descartar para el futuro, sabiendo la catadura moral que portan quienes pergeñan estos montajes por ahora mal hechos, propios de principiantes que ni idea tienen de cómo ejecutar las órdenes que reciben para que luego no sean develadas. Lo cierto es que es el clima de violencia callejera, con atentados reales o ficticios a la seguridad ciudadana o a la autoridad del Estado, es el que más le conviene que se instale al régimen confiscador. Sobre ese escenario “descontrolado” podrían entonces lograr lo que más sueñan con buena parte de la ciudadanía aprobándolo: restringir las libertades públicas y por qué no la actividad política, como ya sucedió en tiempos formalmente democráticos con Frondizi y su plan CONINTES. A toda bajeza que intente llevar a cabo Cambiemos hay que estar preparados, porque como nadie ellos son conscientes que las calamidades que aún no se han desplegado generarán rechazos y más malestar al que ya reina entre las clases populares. Por lo tanto la resistencia debe ser tenaz, inclaudicable y consecuente, pero también inteligente para no caer en las provocaciones y trampas que siempre tienden Mau y sus pandilleros para proyectar en los otros los que son sus propias culpas y responsabilidades sobre la profunda y dramática crisis económica y social que se está viviendo. Y que irá en ascenso.






G-TECPrensa Chucara


Prensa Chucara - El periodismo en el que la gente cree y quiere
© 2017 - La Rioja - Argentina