Prensa Chucara

25 de septiembre de 2021

La furia del genocida Miguel Etchecolatz ante los jueces

Escrita el Martes 31 de Agosto, 2021
Este personaje es fiel reflejo de los macristas y atropelladores de las garantías individuales. Semejante asesino, culpable de 7 desapariciones reclama " jueces naturales " para tratar su caso, como si los detenidos por él hubiesen gozado de esa garantía.

En los tribunales federales de La Platacomenzó eljuiciocontra los represores Miguel Osvaldo Etchecolatz y Julio César Garachicopor crímenes cometidos en elcentro clandestino conocido como “Pozo de Arana”,que fueron denunciados por Jorge Julio López en sus testimonios previos a su desaparición en 2006. En la primera audiencia del juicio, realizada en forma virtual,Etchecolatz rechazó la legitimidad del tribunal que lo juzga.

Etchecolatz se enfureció ante el Tribunal que comenzó a juzgarlo por el secuestro, tortura y muerte de siete víctimas y gritó:"Ustedes no son mis jueces naturales, están violando la Constitución Nacional".

El juicio está a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata y busca determinar las responsabilidades de ambos expolicías en los secuestros, torturas y crímenes cometidos en el centro clandestino de detención ilegal denominado como "Pozo de Arana" en perjuicio de López; Norberto Rodas; Alejandro Emilio Sánchez; Patricia Dell Orto, Efraim Guillermo Cano, Ambrosio De Marco y el estudiante Francisco López Muntaner, víctima de La Noche de los Lápices.

Jorge Julio López guardó durante décadas en su memoria todo lo que vivió desde el día de su secuestro, el 27 de octubre de 1976, hasta junio de 1979, cuando finalmente recuperó la libertad. Lo acompañó el horror de los gritos, las torturas y los asesinatos que presenció en el Pozo de Arana. En sus declaraciones judiciales, López mencionó lo sucedido allí con otros seis compañeros y ahora será elTOF 1 de La Plata, integrado por los jueces Andrés Basso, José Michilini y Alejandro Esmoris, el encargado de impartir justicia.

Desaparecido, por segunda vez, el 18 de septiembre de 2006, López nunca llegó a ver al exdirector general de Investigaciones de la policía bonaerense condenado. Aún así, desde su ausencia aún sin respuestas y sin responsables para la Justicia, López sigue acusando aEtchecolatz, que llega a este juicio con 92 años y ocho sentencias a cuestas.

"He expuesto mi vida luchando por una bandera celeste y blanca que ahoraestá desgarrada. Estoyaislado por odio y necesidad de venganza", expresó el expolicía que acumula ocho sentencias por genocidio.

Durante la audiencia Etchecolatz remarcó: "No responderé preguntas ya que, al hacerlo, convalidaría la ilicitud de esta causa y avalaría su actuación cuando violan sádicamente la Constitución Nacional".

El tribunal dio por terminada su indagatoria y pidió al personal del Servicio Penitenciario de la cárcel de Marcos Paz que silenciara el micrófono del Zoom por el cual declaró el represor.

Etchecolatz es juzgado como coautor mediato de los delitos de privación ilegal de la libertad, torturas y homicidio calificado en perjuicio de Norberto Rodas y Alejandro Sánchez.

Julio César Garachico afronta acusaciones como coautor inmediato de los delitos de privación ilegal de la libertad y torturas en perjuicio de Patricia Dell'Orto, Ambrosio de Marco, Norberto Rodas, Alejandro Sánchez, Francisco López Muntaner, Guillermo E. Cano y López, en concurso real y responsable en calidad de partícipe necesario en los delitos de homicidio agravado en perjuicio de Patricia Dell'Orto, Ambrosio Francisco de Marco y Norberto Rodas.

Los delitos de lesa humanidad cometidos en el Pozo de Arana ya fueron juzgados en 2012, pero quedaron excluidos otros hechos que tuvieron lugar en otros centros de detención ilegal ubicados también en la localidad de Arana.Según declararon en otros juicios varios sobrevivientes, entre ellos el propio López, en Arana funcionaron durante la dictadura al menos cuatro centros de detención: el área de "Cuatrerismo"; el Destacamento de Policía; "La Casona" o "Campo de Arana" y "El Pozo de Arana".








Prensa Chucara - El periodismo en el que la gente cree y quiere
© 2017 - La Rioja - Argentina